Hemorroides

Son venas hinchadas en el ano y la parte inferior del recto, similares a las venas varicosas. Las hemorroides pueden desarrollarse dentro del recto (hemorroides internas) o debajo de la piel alrededor del ano (hemorroides externas).
Casi tres de cada cuatro adultos tendrán hemorroides de vez en cuando.

Síntomas

Hemorroides externas

Se ubican debajo de la piel que rodea el ano. Estos son algunos de los signos y síntomas posibles:

 

  • Picazón o irritación en la zona anal.
  • Dolor o molestia.
  • Hinchazón alrededor del ano.
  • Sangrado.

Hemorroides internas

Las hemorroides internas se encuentran dentro del recto. En general, no se pueden ver ni sentir, y rara vez causan malestar. Pero los esfuerzos o la irritación al evacuar los intestinos pueden causar:

 

  • Sangrado indoloro durante las deposiciones. Puedes notar pequeñas cantidades de sangre de color rojo brillante en el papel higiénico o en el inodoro.
  • Una hemorroide que empuja a través de la abertura anal (hemorroide prolapsada o protuberante), lo que provoca dolor e irritación.
  • Picazón o irritación en la zona anal.
  • Dolor o molestia.
  • Hinchazón alrededor del ano.
  • Sangrado.

Hemorroides trombosadas

 

Si la sangre se acumula en una hemorroide externa y forma un coágulo (trombo), puede provocar lo siguiente:

 

  • Dolor intenso.
  • Hinchazón.
  • Inflamación.
  • Un bulto duro cerca del ano.

Causas

Las venas alrededor del ano tienden a estirarse debido a la presión y pueden sobresalir o hincharse. Las hemorroides se pueden desarrollar por un aumento de la presión en la parte inferior del recto debido a:

 

  • Esfuerzo al evacuar los intestinos.
  • Sentarse durante largos períodos en el inodoro.
  • Tener diarrea crónica o estreñimiento.
  • Ser obeso.
  • Estar embarazada.
  • Tener relaciones sexuales anales.
  • Seguir una dieta con un bajo contenido de fibras.
  • Levantar cosas pesadas con regularidad.

Factores de riesgo

A medida que envejeces, tu riesgo de sufrir hemorroides aumenta. Esto se debe a que los tejidos que sostienen las venas en el recto y el ano pueden debilitarse y estirarse. Esto también puede ocurrir durante el embarazo, ya que el peso del bebé ejerce presión sobre la región anal.

Complicaciones

Anemia

La pérdida crónica de sangre a causa de las hemorroides puede causar anemia, en la cual no tienes suficientes glóbulos rojos saludables para transportar oxígeno a las células.

Hemorroide estrangulada

Si se interrumpe el suministro de sangre a una hemorroide interna, la hemorroide puede ser «estrangulada», lo que puede causar dolor extremo.

Coágulo sanguíneo

Ocasionalmente, se puede formar un coágulo en una hemorroide (hemorroide trombosada). Aunque no es peligroso, puede ser extremadamente doloroso y a veces necesita ser punzado y drenado.